Inspección pre-vuelo (y más)

Inspección pre-vuelo (y más)
5 (100%) 4

Nuestra aeronave, sea cuadricóptero, hexacóptero, o lo que fuera, requiere una severa inspección previa al vuelo. Aún con redundancia en una o más de las variables críticas para su vuelo, la fatal falla puede venir desde cualquier componente: Desde una hélice con fatiga, hasta un velcro -también con fatiga-.

Incluso, la recomendación de hacer una inspección lo más completa posible corre para cada previa al vuelo: Dicho de otra manera, nuestro cóptero aterriza, y antes de devolverlo a su medio ideal, debemos hacer una nueva inspección pre-vuelo.

Fatiga en el cóptero: “El diablo está en los detalles”

Casos de fatiga que ya nos han ocurrido: En el primero, el análisis lamentablemente ocurre ya con nuestro hexacóptero desplomado. Vemos caer, en pleno vuelo, la batería (y por supuesto, atrás, inmediatamente después, el cóptero “sin vida”.

Velcro cortado en pleno vuelo

La inspección “forense” indica que uno de los dos velcros originales, de marca, que vienen con el kit del cóptero, se cortó “casi como si fuera con tijera”. UN análisis de la falla indica que el velcro, en vez de estar cosido con hilo en sus engarces a la evilla y a la contraparte “peluda” para sellar el efecto velcro, están consolidadas con calor, es decir, derretidas. Eso le da una rigidez al plástico en ese punto que es muy susceptible a quebrar.

Moraleja, bueno, a la hora de sujetar la batería, si pensaban que redundancia es colocar DOS cintas de velcro, mejor apuesten a tres cintas, o dos cintas apoyadas por un velcro en la base del cóptero que enganche con otro velcro pegado a lo largo de la batería.

El segundo caso de fatiga, felizmente atajado antes de que ocurriera un desastre con nuestro hexacóptero, es la fatiga en las hélices. Sobre todo si has tenido un aterrizaje un tanto brusco, aunque sea un instante, si el cóptero se inclina, existe la posibilidad de que una o más hélices toque el suelo, lateralmente. Con eso ya basta para generar una tensión desmedida sobre ellas.

Fatiga en la hélice

La fatiga es el enemigo número uno

Incluso al sacar las hélices, he encontrado a veces los pequeños tornillos que sujetan el eje donde se coloca la misma, al motor, flojos. También he encontrado las tuercas y tornillos que sujetan cada brazo del cóptero, en similar condición. Incluso a veces los tornillos y tuercas que sostienen los motores a cada brazo. Y estamos hablando de tornillos que han recibido el tratamiento de la “gotita mágica”.

Quizás la super goma que utilizo no es particularmente buena, o quizás la vibración de seis motores en altas revoluciones puede más que cualquier pegamento, luego de un número de vuelos. En mi caso, yo me propuse revisar cada tornillo y tuerca luego de una jornada de vuelo. Por supuesto, a esto le sumo la inspección detallada del resto! Suerte y dejen comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.